Opiniones de Galeventos

4.6/5

83% de los novios lo recomiendan

Solicitar Presupuesto
Olalla
Olalla Diéguez Boó

Se casó el 08/09/2018

2.8 Ver más
  • Calidad del servicio 3.0
  • Relación calidad/precio 3.0
  • Profesionalidad 2.0
  • Respuesta 2.0
  • Flexibilidad 4.0

Pros y contras. Aspectos buenos y otros no tanto

Cuando contratamos Galeventos para nuestra boda lo hicimos pensando que eran los que nos ofrecían un servicio más completo: carpa, mobiliario, comida, aperitivo, barra libre, etc. Y que sería más seguro hacerlo así, ya que nuestra idea era casarnos en una casa rural y teníamos que contratar todos los servicios a parte. Eatando yo embarazada y durante el día de la boda de 7 meses y medio, no quería estar pendiente de todo. Nos parecieron unos profesionales experimentados. Todo fue muy bien hasta el día de la ceremonia en el que no tuve la sensación de seguridad que me había dado al contratarlos. Ninguno de los camareros se dirigía a mi para plantearme dudas o si algo estaba o no a mi gusto. Para hacer la decoración de las mesas, de la cual me encargaba yo, se me había dicho que se la dejase a ellos y una mesa de muestra para poder copiarla, mesa que iba a tener dispuesta con tiempo para poder prepararla antes del banquete. Por la mañana cuando regresé de la peluquería y bajé a la carpa para ver si estaba todo decorado como yo había planificado durante meses no vi nada, solicité que me enseñaran dónde estaba la decoración y nadie me supo dar explicaciones, es más ninguno de los camareros habló conmigo. Tengo que decir que eran las 12 de la mañana y la boda estaba planificada para la una. Me sentí impotente, pues tenía que ir a vestirme cuanto antes. Puse unas hojas en el lugar de los invitados con el nombre de cada uno en una de las mesas que todavía no tenía el menaje y me fui, intentando convencerme de que de alguna forma todo se dispondría bien.
Cuando estaba vestida, mi hermano me vino a decir que nadie estaba decorando las mesas y mandé para allá a unas amigas. Llegó el momento de la ceremonia y me olvidé del tema.
Durante el aperitivo no comí nada, ningún camarero me ofreció nada cuando llegué de sacarme las fotos. Mis amigas me conseguían agua y piqué algo en una mesa, pero como llegué tarde, no vi la mayoría de los pinchos, supongo que esto es normal para los novios. Habíamos hablado para que pusiera jamón previamente congelado para las embarazadas no inmunes a la toxoplasmosis que había en el evento, que éramos tres, y no lo vi por ninguna parte, así que me quedé mirando el jamón con ojos golosos, nada más. El montaje del aperitivo no es como en las fotos, no hay mesa de quesos, te ponen unos trozos en un plato y los van sirviendo.
Me acerqué a un camarero para pedir una cerveza sin alcohol (0,0) fresca, pues era un día caluroso y simplemente me dijo que no había. Solicité algo fresco a parte de agua que ya llevaba bebiendo todo el día y no supo darme alternativa, al final me dio una de las tónicas que tenía puestas al sol sin hielo. En un momento determinado vi a un lado tirada una bolsa que yo había entregado con las minutas para el banquete (sin palabras). La habían dejado allí tirada, en medio del aperitivo, en medio de la gente. Se la entregué a mi hermano y lo mandé a la carpa para que las dispusieran. No me sentí arropada en ningún momento. Eso si, los pinchos muy buenos y la cantidad bien, según contaron los invitados.
Pero lo peor fue el momento de entrada a la carpa, al banquete. Me quedé helada al ver que no había decoración en la mesa, solo unas velas que les habíamos dado. Tantos días estudiando la mejor manera de hacer una decoración campestre, tantas fotos estudiadas en Pinterest, tanto explicar a mis amigas como lo queríamos todo, no sirvieron para nada. Para hacer la entrada de los novios y ver que habían puesto unas ramas de hiedra sueltas, y unas hojas medio secas... Para ver que las minutas del menú infantil estaban puestas en mesas de adultos y que a mi misma me había tocado una minuta infantil. Y, sobre todo, descubrir al final del banquete que todas las ramas de jazmín que les habíamos dado para las mesas estaban tiradas detrás de un arbusto. Hojas y flores de jazmín que yo llevaba hechas en plata en mis pendientes de novia, que iban a juego con la decoración, decoración que estaba amontonada detrás de un arbusto. Estuve a punto de levantarme e irme de mi propia boda. Pero mantuve el tipo para no disgustar a los invitados. Al principio pensé que había sido error de mi familia que no les habían dado las ramas para decorar y hacer guirnaldas, pero cuando al final del banquete vi todo tirado detrás de un arbusto y mi familia me explicó que se lo habían entregado todo, me eché a llorar.
Habían montado la carpa sobre una cancha de cemento color arcilla, y al agujerear habían hecho montoncitos de polvillo blanco al pié de los postes que seguían allí durante el banquete, entre los invitados...
La comida del banquete bien, rica y abundante. Pero evidentemente a mi no me entraba bocado. Cuando estaba en medio del banquete, un camarero me trajo dos cervezas 0,0 y las dejó en mi sitio, dos juntas, debieron pensar: ' ¿No querías cerveza? , pues toma, dos botellas', con lo cual la segunda ya se quedó allí recalentándose. Pensaréis que podía haber mandado poner una a enfriar, pero cuando eres la novia estás tan pendiente de todo el mundo que no sabes estar pendiente de ti misma y agradeces que alguien lo esté por ti. Los camareros no eran muy resolutivos, según los invitados, alguno de ellos no sabía tirar cañas. Yo diría que les falta mucho rodaje todavía. Mientras estábamos en el banquete los veía acalorados trabajando, bajo un día de sol pleno y me daba la sensación de que eso era lo que los hacía ir más lentos o más apurados, pero ahora, dos días después, creo que era un problema de coordinación.
La sensación que se me queda es agridulce. Hubo cosas que estuvieron bien, los invitados comieron bien y estaban contentos, se reían de los accidentes anecdóticos, se lo pasaron muy bien porque iban predispuestos a eso, pero cuando eres tú la que lo organizas todo, un día tan especial que te has imaginado tantas veces y se cae así, toda la ilusión, la decepción es difícil de olvidar. Sobre todo teniendo en cuenta que si el resultado no ha sido el esperado ha sido por un grave problema de comunicación por parte de catering. Para mi entender, intentaron hacerlo todo ellos solos, sin plantearnos dudas, sin comunicarnos las carencias que tenían, los problemas que se encontraban a la hora de montar, no se comunicaron con nosotros, no pidieron nuestra opinión, la opinión de los novios.
Las fotos de montaje que había tampoco se corresponden con el montaje que me encontré yo. Lo cierto es que me dio la sensación de vacío, de que faltaba algo. Las sillas eran viejas y a mi, que estoy bastante embarazada ya, me pusieron una muy inestable y que se tambaleaba y parecía que iba a caerse, de hecho a uno de los invitados se le rompió una silla al sentarse.
También tengo que decir que todo el material de alimento que llevaron era abundante, la bebida y la comida no faltó, eso nos habían prometido y así fue.
Ojalá todo hubiera funcionado tan bien como la comida. En resumen:
Pros: comida abundante y rica, el estilo es no es refinado, pero es de calidad.
Contras: No hay comunicación con el cliente, descoordinación, falta de rodaje y disposición resolutiva del equipo de trabajo, poca pulcritud en los detalles, falta de experiencia y sintonía entre ellos. No se puede estar en todo momento en todas partes, con lo cual no se refleja en los resultados del trabajo.

L
Laura Arias Paz

Se casó el 07/07/2018

5.0 Ver más
  • Calidad del servicio 5.0
  • Relación calidad/precio 5.0
  • Profesionalidad 5.0
  • Respuesta 5.0
  • Flexibilidad 5.0

Un día genial

Todo fue estupendo, la comida riquísima y los postres encantaron, buena presentación y un sabor exquisito.
El servicio de diez, ¡Y todo lo colocaron precioso y muy rápido! Lo recomiendo al 100%.
Sin duda, si lo que buscas es profesionalidad, ¡Este es tu sitio!

L
Luis Jerónimo Vázquez

Se casó el 24/03/2018

5.0 Ver más
  • Calidad del servicio 5.0
  • Relación calidad/precio 5.0
  • Profesionalidad 5.0
  • Respuesta 5.0
  • Flexibilidad 5.0

Adaptación, calidad y precio inigualables

Ha sido un placer inmenso trabajar con Galeventos. Entendieron a la perfección nuestras necesidades y supieron adaptarse a las mismas, ofreciéndonos un servicio perfecto para la preboda que celebramos. Recomendado al 100%

E
Eva Losada

Se casó el 22/07/2017

5.0 Ver más
  • Calidad del servicio 5.0
  • Relación calidad/precio 5.0
  • Profesionalidad 5.0
  • Respuesta 5.0
  • Flexibilidad 5.0

Manuel es un profesional de 10. El catering fue espectacular y el mimo con el que trabajaron no se puede describir. Creo que hicimos una elección buenísima. La gente quedó encantada con la comida y la decoración de las mesas. Lo recomiendo sin duda y para cualquier evento. No hay un pulpo como el suyo.

M
Micael Aguiar González

Se casó el 03/09/2016

4.8 Ver más
  • Calidad del servicio 5.0
  • Relación calidad/precio 5.0
  • Profesionalidad 4.0
  • Respuesta 5.0
  • Flexibilidad 5.0

El único pero que les pondría es que se olvidaron de dejarnos lo que había sobrado para hacer la preboda al día siguiente y tuvimos que improvisar toda la comida pues se había apuntado bastante gente. La carpa beduina es una pasada.

A
Andrearoro

Se casó el 22/08/2015

5.0 Ver más
  • Calidad del servicio 5.0
  • Relación calidad/precio 5.0
  • Profesionalidad 5.0
  • Respuesta 5.0
  • Flexibilidad 5.0

Muy contentos con el servicio tras nuestra boda, salió todo perfecto. Marisco de muy buena calidad, pulpo buenísimo y todo, en general. Los invitados están encantados. Se adaptan a todas tus necesidades.

Volver arriba