Crónicas de boda

Amoriños wedding: el "sí, quiero" de inspiración apache de Martina y Pepe

Por Cristina Palomares, el 05/01/19
Cristina Palomares
Amoriños wedding: el "sí, quiero" de inspiración apache de Martina y Pepe

¿Aún sin fotógrafo o vídeo? 📷

Pide información
Comentar

Estas dos almas correspondidas se unieron en matrimonio en una celebración totalmente diferente, en compañía de sus seres queridos y en pleno verano. ¡No os perdáis el indiscutible encanto de todos los detalles de su gran día! Sucumbiréis...

Un buen día, Martina, de Pontedeume (A Coruña), fue a la fiesta de cumpleaños de un amigo en Ferrol (A Coruña) y conoció a Pepe... ¡Lo que no sabía era que se enamorarían! De esta manera, cuando pasó, iniciaron una relación sentimental de lo más sincera que, con el paso de los años, pedía a gritos un "sí, quiero".

Romántica proposición

Aunque Martina y Pepe habían hablado muchas veces  de casarse y poner el broche de oro a su historia, él se encargó de la propuesta: se plantó en el trabajo de la mujer de sus sueños con un ramo de flores en mano e hincó la rodilla para descubrir un anillo de pedida. ¡Todo un caballero!

Un homenaje al amor ¡muy auténtico!

Tras ocho años como pareja, ¡tuvo lugar su gran día! Se enmarcó en un parque temático situado en el Concello de Narón (al noroeste de la provincia de A Coruña), con diversas instalaciones y vistas privilegiadas. Asimismo, contó con la absoluta organización de los responsables de El Mono Con Sombrero, quienes se hicieron cargo del catering y de la decoración, convirtiendo el enclave en un auténtico ¡campamento indio navajo! 

Así, estos novios se prometieron pasar el resto de sus vidas juntos en una emotiva, a la par que divertida, ceremonia civil celebrada en un gran tipi circular. Fueron bañados con hojas de olivo una vez convertidos en marido y mujer y se tomaron unas fotos románticas en algunos de los rincones decorativos más especiales de su "Amoriños wedding". Acto seguido se unieron al aperitivo de su cita nupcial, en el que despuntaron un grupo de música en vivo –que amenizó el momento e invitó a algunos (incluidos los protagonistas) a bailar–, así como los entrantes elegidos para satisfacer hasta a los paladares más exigentes.

Y, para celebrar el recién estrenado matrimonio, la jornada incluyó un banquete en el interior de un espacio copado de luces y velas, y decorado con un seating plan temático, mini tipis como meseros, atrapasueños de estética india... En él, amigos y familiares encontraron unos obsequios de agradecimiento ante los que cayeron rendidos: ¡pulseras con el naming de la boda y plumas! Para finalizar, triunfaron el primer baile de la pareja –un mix del tema Cuando me enamoro, de Enrique Iglesias y Juan Luís Guerra, y X, de Nicky Jam–, los cócteles recién hechos y servidos en una barra de bar con letras XL de madera con luces y, especialmente, ¡el toro mecánico! Diversión absoluta.

Pura personalidad y estilo

Martina no tenía suficiente con vestir de encanto el escenario de su boda y apostar por un outfit que encajara como anillo al dedo con su estilo, sino que también decidió darle un aire distinto al almacén en el que se engalanó para la ocasión. Por ello, contrató a un equipo profesional, encargado de convertirlo en una suite nupcial bohemia.

En cuanto a su look, decidió enfundarse un vestido de tela liviana con botonadura y apertura delantera, a juego con una chaqueta larga del mismo género. Calzó unos zapatos planos con tiras cruzadas –en marrón y fabricados a mano con fibras–, sostuvo un ramo de flores con proteas y sorprendió con una gran pamela a conjunto con unos pendientes de acabado natural. Además, presumió de sencillez resplandeciente con una discreta coleta baja y maquillada de forma sutil por RussianRed Make up.

Por su parte, Pepe confió en la firma Massimo Dutti para su atuendo. Lució impecable con un un traje azul marino combinado con un chaleco estampado, camisa blanca, corbata burdeos moteada, zapatos de cuero negros con doble hebilla y gemelos plateados con detalles de color. Además, añadió un pañuelo blanco al bolsillo de la americana y un prendido a la solapa, el cual sintonizaba a la perfección con el resto de la decoración floral.

El 4 de agosto de 2018 en imágenes

Estos novios soñaban con una celebración diferente que fomentara el recuerdo y, sin duda, lo consiguieron. Su boda fue un claro guiño a los indios americanos y a sus elementos y señas de identidad, con algún tocado de plumas, detalles en cuero, toques étnicos, evidente dominio de colores tierra, astas y cráneos de búfalos... Patri Morales se encargó de cubrir el reportaje fotográfico de este día B y plasmó todos los detalles y momentos. Por eso, emocionó e hizo revivir ese día tan feliz a Pepe y Martina con el resultado final de sus magníficas tomas. No dejéis de ver la selección y descubrid cuan único fue su día B...

¿Aún sin fotógrafo o vídeo? 📷

Pide información

Te puede interesar

Comentar

Artículos por temas

Volver arriba